martes, enero 19

Diario de una mujer apabullada.

Hacia dos semanas que no regresaba a mi casa. Como era usual mi hermano pegado al televisor que apenas se levanto a saludarme. Mi mama en la cocina recien llegada del trabajo agotadisima y ya haciendo oficios en la casa ya que mi padre continuaba con sus ideas de ganancia sin lucro. Mi hermana en el trabajo. Que bueno que no estaba porque no nos llevabamos como cuando eramos niñas. Ya lo extrañaba. Me dejo y se enrumbo nuevamente a cuatro horas en donde vivia. Quien pensaria que esa fuera la ultima vez que lo besaria sin que el sintiera un sabor amargo en mi. Hay noches que pienso como serian las cosas si no hubiese hecho lo que hice. Recien habiamos cumplido dos años juntos. Dos años de los cuales aprendi mucho estando con el. Cosas nunca antes vividas. A veces sentia que necesitaba vivir por mi misma ya que el habia vivido ya lo suyo y yo no. Al contrario, practicamente nada en comparacion a el. El no decia mucho, a veces me comentaba de sucesos pero yo sabia que habia mas de lo que el me comentaba y tambien por lo que oia de amigos en comun. Ese lunes llegue a mi dormitorio en la universidad. Como usual me sentia sola ya que hacia un año exactamente que el se fue lejos a estudiar y aunque regresaba cada dos semanas aproximadamente, los dos o tres dias que se quedaba a mi lado ya no eran suficientes. Esa soledad me agobiaba, habia logrado estar con el un año asi pero no se cuanto mas podia soportar. Lo amaba demasiado pero me hacia falta. Tanta falta que dolia. Despues de unas cuantas discusiones tampoco ya confiaba en el plenamente. Estaba segura que me habia engañado, por lo menos una vez. Decia que me amaba pero hay dias que sentia en mi corazon el engaño. Como era usual conversabamos por telefono antes que entrara al trabajo. Trabajando ahi recibia muchos cumplidos ya que la mayoria eran hombres. Era una presa mas en esa selva que llamamos universidad. Si, admito que mas de uno me llamaba la atencion pero lo respetaba mucho para hacer algo. Empezaba nuevamente un año universitario y de inmediato me percate de que iba a ser como el anterior, el cual fue mi primero. No sabia si puediera aguantar aquella rutina. Los sentimientos de uno se ocultan y tu mente engaña a tu corazon cuando no estas con la persona amada ya que no la ves y tus sentimientos hacia ellos no son de encontrar. Cuando estaba con el estaba segura que estaba enamorada pero cuando no era como si me olvidara. Pense mucho en lo que debia hacer. No me podia engañar a mi misma ni de mis propios sentimientos, no? Por lo menos eso era lo que pensaba. Consulte con mi amiga. Un error por que ahora me doy cuenta que las relaciones son de dos, no de tres ni de cuatro. El jueves por la tarde le mande un correo terminando con el aun asi en la mañana me haya despedido con un "te amo mucho mi amor", por que si lo amaba no lo voy a negar pero ya habia tomado una decision, una decision que hasta el dia de hoy no se si fue la correcta. Fui cobarde y lo admito, despues de dos años se que se merecia algo mejor de mi que un simple correo electronico, pero no fui capaz de hacerlo frente a frente. Francamente no sabia cual iba a ser su reaccion, si dejarme botada y tomar las cosas con calma lo cual me hubiese matado porque hubiese sido como si no le importase o una reaccion abrupta de el. Le mande el correo mientras estaba en el trabajo asi tenga unas horas para calmarse despues que leyera el mensaje. Apenas sali del trabajo estaba angustiada por su reaccion. Me habia llamado, ya habia leido el mensaje pero no queria hablar con el, sin yo estar calmada. Llame a mi madre, como siempre un consejo muy sabio. Me arme de valor y aclare mi garganta para que no sienta que estuve llorando. Me contesto y de inmediato me dijo que estaba llegando en diez minutos y colgo. Respire hondo porque pense que iba a ser mas facil si no lo veo pero ya lo habia hecho y no me podia hechar para atras. Finalmente llego, lo estaba esperando en una banca afuera de mi dormitorio. Sus ojos hinchado, se notaba que habia estado llorando mucho. Mis ojos claros y muy serena pero me estaba remordiendo todo por dentro. Me pidio perdon de algo que no habia hecho. Trate de mantener el control pero no sabia lo que estaba haciendo. Queria estar sola y le daba razones absurdas que en el momento tenian sentido pero a lo largo se que no. El muy inteligente no entendia lo que yo le decia o lo que queria, francamente ni yo sabia lo que queria. Le pedi tiempo, obviamente el no acepto. Despues de media hora el se fue. No acepto mi peticion de un tiempo separados, le pedi un semestre, y el no pudo aceptar. A lo mejor no me ama tanto como dice si es que no quiso aceptar. Me estaba muriendo por dentro. Tenia el nudo mas grande del mundo en mi estomago. Me mantenia fuerte frente a el. Entre al edificio y esperando el elevador queria gritar y soltar el llanto. Apenas entre y se cerraron las puertas del elevador solte un llanto, el llanto mas fuerte que he dado en mi vida. No podia ni respirar. Sube hasta mi cuarto lamentandome lo que habia hecho pero no me puedo aferrar a alguien ahora, no a tan temprana edad, queria vivir. Mi celular timbro, era el. Respondi con mi voz entre cortada y le pedi que subiera. El me dijo que aceptaba el tiempo por el mucho amor que me tiene. Colgue y espere que subiera. Como pude ser tan cruda con el. El es muy sensible y sabia que me amaba. Fui irracional, fria e insensible. Ahora me doy cuenta del daño que le cause. Dormimos en la cama juntos. Nada sucedio entre nosostros esa noche. Me levante temprano para ir a clase y lo deje durmiendo en la cama. No se si porque fui a clase si no hacia nada mas que pensar en lo que habia hecho pero ya era muy tarde para retractarme queria ser libre pero no lo queria herir. Pense que lo estaba haciendo de la manera mas sutil, no fue asi. Sali de clase y me encontre con el por la grama cerca de las bancas que lo arrullan a uno. Conversamos un poco mas y le pedi disculpas pero no podia ir en contra de mi. El solto unas cuantas lagrimas y nos dimos un beso apacionado. Parti camino hacia la derecha y el al lado opuesto. Cuando llegue a la esquina me di media vuelta y lo vi caminar hasta desaparecer entre los edificios aquellos que a diario veo y me recuerdan a esa ultima vista de aquel hombre que me amo con tanta intensidad.

No hay comentarios.: