lunes, octubre 26

La playa.

Anoche mire a mi izquierda y vi sonrisas, carcajadas y cerveza. Decidi quitarme los zapatos y las medias. Voltee la mirada y entre a la playa. Una larga caminata para llegar a la orilla. Se me hacia eterno llegar a la orilla. La arena fria y tan fina. La arena mas la brisa de la noche me hacia congelar el cuerpo entero. Solo el recuerdo de ella me abrigaba un poco. Tantos recuerdos de cuando fui con ella alli. Entre al agua mansa, tibia y apacible. Me sente en la orilla donde apenas llegaba los residuos de lo que fue una ola. Mis brazos sostenian mis rodillas. Las curvas de su rostro marcaban el horizonte. Lograba oir las olas del mar. Las estrellas eran tan visibles por falta de contaminacion luminica. Me eche de espaldas a disfrutar de la noche. Lo que la noche, el mar, la arena y las nubes me decian. Sabias amigas, saben oir, saben aconsejar, me conocen muy bien. Recostado en esa arena fina enciendo un cigarillo mientras admiro las nubes nocturnas. Aun de bellas como las del dia. Pareciendose a una obra de Claude Monet del año 1872. Tomaron una figura tan hermosa. Todas las nubes confabuladas encima mio y ninguna en otro lugar. Relatandome una historia. Una historia de amor, deseo, odio, perturbacion, celos, alegria y placer. Las imagenes eran tan graficas, literalmente escenificando mi vida, goze mucho de esa noche. La brisa del mar retumbaba en mi oido como una melodia tatareada por una madre a su criatura. La arena me cubria y me ofrecia calidez como envuelto en cobijas desnudo junto a tu ser amado. Lagrimas brotaban, sonrisas aparecian, llantos soltaba, carcajadas venian. Una linda y triste remembranza de eventos pasados. Parejas de la mano caminaban por la playa y yo cauteloso no dejando de observarlos. Envidioso de no poder otorgarle algo asi a una mujer; de entregarle el cielo, el mar y la luna y sellar nuestro amor con un beso blando lleno de sinceridad. La brisa me dijo que ya era tiempo. Ya era tiempo de salir de aquel hoyo en el que me encontraba. Hora de ponerme los zapatos y andar en mi camino. Brisa sapiente hablame que necesito de ti.

No hay comentarios.: