miércoles, octubre 14

Cascada.

Cascada de imágenes dentro de mis sueños. Sueños de aventuras pasadas y risas constantes. Constantes recuerdos de los buenos tiempos. Tiempos ya idos y que no han de volver. Volver a recordar en ti crea un sonrisa en mi rostro. Rostro radiante, sonrisa bella y cabizbaja mientras tu cabello fluia por tus mejillas. Mejillas tan hermosas que extraño cantidad. Cantidad de veces que deseo volver a oler tu humor. Humor que en mi sabanas dejaba tu cuerpo. Cuerpo tán bello como el cielo azul celestial. Celestial fue lo que obtuve de ti mientras lo tuve. Tuve el tiempo de adorarte, desearte, amarte y deleitarte mientras pude. Pude ir más allá de lo que hice pero me deje llevar por tonterias. Tonterías que hoy me arrepiento y que no debí hacer ni decir nunca. Nunca olvidare esos besos insaceables y aquella lujuria. Lujuria que satisfacimos tanto que solo con el simple recuerdo me enamoro nuevamente de ti mi adorada. Adorada, amena, radiante, espléndida, amorosa, encantadora, tierna, angelical, cándida y otras más son algunos adjetivos que te caen a pelo. Pelo que extraño regado entre mis cobijas. Cobijas que no me abrigan como lo hacía tu cuerpo desnudo y frágil. Frágil tengo el corazón despues de tantas quebranturas. Quebranturas que tuvo nuestro amor en su tiempo pero las logramos superar. Superar la conclusión de nuestra relación es lo más doloroso para mi. Mi amor por ti fluira por siempre como el agua fluye constante en la cascada.

No hay comentarios.: